¿Merece Dark Souls entrar en el Salón de la Fama?