¿Merece Ni No Kuni: La Ira de la Bruja Blanca entrar en el Salón de la Fama?